En Clínica Carrillo nos especializamos en brindar atención a problemas de aguas que es una afección en la que se estrechan y se hinchan las vías respiratorias, lo cual produce mayor mucosidad que también dificulta la respiración y provocar tos, silbido al respirar y falta de aire.


Aunque para algunas personas, el asma es una molestia menor, existen cados en los que el problema es considerable, tanto que interfiere en las actividades cotidianas y que puede producir ataques de asma que pongan en riesgo la vida y aunque es una enfermedad que no tiene cura, sus síntomas pueden controlarse.


CAUSAS

El asma es causada por hinchazón (inflamación) de las vías respiratorias. Cuando se presenta un ataque de asma, el recubrimiento de las vías respiratorias se inflama y los músculos que las rodean se tensionan. Esto reduce la cantidad de aire que puede pasar por estas.


Algunos desencadenantes comunes del asma incluyen:


-Animales (caspa o pelaje de mascotas)

-Ácaros del polvo

-Ciertos medicamentos (ácido acetilsalicílico (aspirin) y otros AINE)

-Cambios en el clima (con mayor frecuencia clima frío)

-Químicos en el aire o en los alimentos

-Actividad física

-Moho

-Polen

-Infecciones respiratorias, como el resfriado común

-Emociones fuertes (estrés)

-Humo del tabaco


SÍNTOMAS

Cuando se trata de asma, los síntomas varían según la persona, es posible que tengas ataques de asma con poca frecuencia, síntomas solamente en ciertos momentos, como cuando haces ejercicio, o síntomas en todo momento.


-Falta de aire.

-Dolor u opresión en el pecho.

-Problemas para dormir causados por falta de aire, tos o silbido al respirar.

-Un pitido o silbido al respirar que puede oírse al exhalar (el silbido al respirar es un signo frecuente de asma en los niños).

-Tos o silbido al respirar que empeora con un virus respiratorio, como un resfrío o influenza.